22 de abril de 2006

Niños


Los vi jugando plácidamente con el perro. Era distinto ese día, aunque todo el cielo estaba despejado, como un sábado de verano. El perro con entusiasmo corría escapando de los brazos de las niñas. No había ninguna nube. Era extraño. Y aunque estab despejado hacía frío. Contrastaba ese ambiente con el típico de verano de siempre. Ver a un niño es volver a la intimidad, es contrastar nuestro orgullo con la inocencia animada de ellos.
Ellos son espontáneos; nosotros no. Ellos, si llega el papá en la noche, corren a abrirle la puerta; nosotros lo recibimos con frío "hola, como estás?" Ni siquiera el como estás. Ellos, si le cuentas un cuento, se meten en él, y sufren con él; incluso lloran con él; nosotros no. La indolencia ha cubierto nuestras palabras y ha escondido nuestros pensamientos. Ellos pelean; pero al rato se abrazan nuevamente, como si nada hubiera pasado. Nosotros no. Preferimos dejar de hablarle por muchos años al hermano que un día lo acusamos de pecador o dejamos de hablarle al que nos confronta y nos dice la verdad. Los niños lloran cuando tienen dolor; nosotros ocultamos el dolor a como dé lugar a través de los refranes populares como "los ho,mbres no lloran" o "no seas gallina". Ellos aman que otros se interesen por ellos y jueguen con ellos y los abracen; y son incondicinales. Nosotros no, queremos estar solos.

Los vi abrazando al perro y el peero les devolvía la mirada en conjunto con un ladrido de cachorro. Ahora entiendo: entrar como niños al Reino de Dios es tan simple como decirle al perro: ¿quieres jugar conmigo? y cuando llegue el papá correr a abrirle la puerta y dejar salir un sencillo: "Papi, te necesito"

Qué piensan????

14 de abril de 2006

Cristianos Consecuentes

He ido a lugares en donde la gente vive "de victoria en victoria". He ido a otros lugares en donde creer en Dios es criticar al hermano. He ido a lugares donde el ser cristiano significa una posición de desprecio hacia el mundo. He ido a lugares en donde se cumplen las leyes de Dios (no matarás, no mentirás, no codiciarás).¿Quién tiene la verdad? ¿Quién me dice que los que viven de "victoria en victoria" tienen la razón? Que alguien por favor me diga algo de ellos, que son bendecidos por Dios. ¿Quién sabe si la verdad es juzgar a los demás? Posiblemente pueda ser y sacaríamos bastante provecho de eso, porque muchos incluso ganan dinero criticando a los demás, y hacen lucro de la vida ajena, asunto del cual la iglesia jamás estuvo ajeno. Pero tal vez esa sea la verdadera forma de vivir el evangelio.
¡¡¡Que alguien me diga, por favor!!!Quizás vivir el evangelio es considerar a las personas del "mundo" como gente pecadora que nunca jamás se va a salvar, o que está condenada y que sólo los cristianos tienen valor en la vida y todo el resto es una generación de víboras. Quizás sea esa la manera de hacer evangelio. Diganme si esta es la mejor opción de vida.¿Qué piensan? ¿Alternativa a), b) o c)..?
No... Esperen.... Quizás la mejor forma de hacer evangelio sea orar todos los días de 9 a 10 de la noche, y además ayunar una vez por semana y dar los diezmos cada mes. Siiii!!!!!!!!!!!!!!! parece que esa es la mejor forma. ¿O no? mmm... Parece que no. ¿Pagar el diezmo no le agrada a Dios?
Muchas veces pensamos que el verdadero evangelio consiste en cumplir un contrato con Dios, como si la labor acabara a las 4 de la tarde y después un adiós cotidiando, me olvidé que soy cristiano, y a dormir todo el mundo.
Cierto día me habló Dios de se consecuente... Consecuente con lo que creo y predico. ¿Quieres vivir una vida conforme a la voluntad de Dios? Entonces habrá algo especial en todo esto. Porque Dios no es alguien que concede tres deseos si frotas la lámpara que lo contiene. No es alguien que si caminas de rodillas ante El, vaya a sorprenderse y darte el título de : "Digno de recibir el favor de Dios" No, claro que no. Dios es un Dios de tratos personales. Que si dices que Dios es justo entonces un día El mismo te hará entender su justicia y no que lo digamos ligeramente. Que si digo que Dios es fiel, entonces quizás venga un problema que no se solucione en años y yo pueda en medio de esa adversidad decir: "Señor, tú eres fiel". Acaso podemos alabra a Dios en medio del desierto espiritual. O si es que Dios se calla en un momento y no nos habla nada, entonces podemos decir con gran admiración: "Señor, te entrego todo lo que soy" ¿Podemos? ¿Ah?He entendido que vivir el evangelio es vivir siendo consecuentes. Preferiría no llamarme cristiano porque el título no vale nada si no está Dios. El nos exige consecuencia. ¿Por qué Moisés no vio la tierra prometida si fue fiel haste el final? ¿Por qué si Dios lo llamó para grandes cosas y consumió gran parte de su llamado en un seco y árido desierto? Hay algo más en todo esto. Cuando Dios nos trata y permite el dolor, entonces nos está llevando a ser como Cristo. ¿Acaso Cristo vivió un camino ancho? Entendamos que el vivir de victoria en victoria no es vivir en bendiciones a los ojos de los hombres, sino ser victoriosos en El. Que si estoy en gran necesidad, entonces alabar a Dios en ese momento, porque sólo ahí se hace verdaddera y consecuente nuestra alabanza si cantamos u oranos que Dios es poderoso. Dios es un Dios de fundamentos, que no tiene nada en el vacío. Que si cantamos que El es Poderoso es porque un día El mismo nos hará ver su poder. Que si oramos la fidelidad de Dios, entonces un día Dios hará que en medio del dolor, podamos decirle lo mismo, pero con fe, cuando no veamos la posibilidad de una solución para el problema que estamos pasando. Sólo en ese momento veremos la gloria de Dios, su esencia, su presencia. Ahí, sólo ahí. Porque el que dice que permanece en él, entonces debe andar como él anduvo, y eso implica ser consecuentes con lo que hemos creído, y no ser hipócritas que saludamos a la gente con una cara sonriente y después llegara a la casa y gritarle a los hijos. NOOOOOO. Eso no es evangelio, eso es una careta. Digamos las cosas como son: o eres cristiano o no eres y no hay término medio. Ahora pregunto nuevamente. ¿Qué alternativa eliges? ¿a), b), c) o d)?
"Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad"1º Juan 1:6"
"Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi díscipulo" Lucas 14:27

9 de abril de 2006

Lo que puede hacer una naranja


¿Has hecho alguna vez un jugo de naranja natural? Si tu respuesta es afirmativa, déjame contarte que has encontrado el verdadero sentido del dolor. Claro! porque, ¿qué haces cuando tratas de sacar el jugo a la naranja? ¿La exprimes?
Estas pocas preguntas nos deben hacer mucho qué pensar, porque a veces no entendemos el sentido de sufrir. Culpamos a medio mundo, nos quejamos, pateamos sillas, discutimos con los demás, tratando de evadir nuestra realidad.
¿Por qué Dios permitirá el sufrimiento? Nada más que para sacar lo mejor de nosotros. Pensemos... ¿qué hacemos cuando queremos la sustancia de una naranja, su jugo? La exprimimos. Igual nosotros, cuando Dios nos exprime no es sino para extraer la sustancia, lo agradable, el verdaddero producto de nosotros, lo que está guardado en nuestro interior.
Ya no sé cuántas veces me he sentido exprimido, pero una cosa sé: que Dios está sacando lo mejor. El Padre está queriendo el jugo y no la cáscara. Piensen en eso. Si estás sintiéndote exprimido, este es el mejor momento para rendirse ante los propósitos de Dios.


Un blog dedicado a Joy y al pastor Rogger

2 de abril de 2006

Guardando silencio

Lo vi muy distinto a otros días. Su mirada lejana, pero a la vez pegada en un punto me llamó la atención. Estaba sentado... Solo... Sí, lo vi muy solo. Aunque las niñas lo llamaban y le pedían cosas, él estaba solo. El día más encima estaba nublado... Como si todo vaticinara un mal pronóstico de tiempo. Con las nubes en el cielo, eñ día se hacía más triste y aquella situación se ponía cada vez más tensa.
Entonces, mientras caminaba a la sala de estudio, me llamó y habló conmigo. Hablamos de la iglesia, me hizo algunas preguntas, y pasaron sólo cinco minutos para que terminara esa conversación. Fue corta, concisa... Ni su mujer estaba ahí para estar con él; los mayores, lejos de casa (¿o alejados completamente?).
Las preguntas surgieron como en tierra húmeda germina una semilla. ¿Qué pasaba por su mente? (intenté condolerme), ¿qué había pasado? (intenté hacer memoria de lo pasado). También era víctima...

Muchas veces me pregunté qué haría la iglesia por mí, qué haría la iglesia por mi familia, qué haría en pro de la unidad de mi casa. Pero vi en los ojos de ese hombre la soledad del que no recibe el amor, del que no es entendido, del que es excluido, del que está desesperado". Veía en sus ojos lágrimas que decían: "Quiero escapar", "Quiero irme de aquí", "Quisiera no ver más a la iglesia". Después lo vi pasearse tratando de hacer algo, como para "gastar" el tiempo en algo; lo vi subir al segundo piso sin emitir palabras, en un silencio condenatorio. Allí se quedó, mientras yo escribía en el computador.
¡Quién fuera un buen pastor para que viniera y restaurara de una vez por todas la dolida y obscura imagen de un buen líder en él! Ya no había esperanzas. Es la queja insistente de uno que clama por el orden que Dios quiere, y por pastores que amen a los suyos y que miren a sus ovejas entregados a ellas, no desolados, no dejadas a merced de cualquier condición. Él también quería gritar´. Sí, lo vi gritando en su interior, lo vi como si estuviera cantando: "Señor, estoy desesperado por ti, perdido sin ti".
¿Qué ha hecho la iglesia por mi familia? Parece que nada... Aquel hombre no ha vivido sino en desilusiones de la iglesia. ¿Qué hicieron los pastores por él? Nada.... Lo excluyeron, lo rechazaron.

Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion,
Seremos como los que sueñan.
Entonces nuestra boca se llenará de risa,
Y nuestra lengua de alabanza;
Entonces dirán entre las naciones:
Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos.
Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros;
Estaremos alegres.

Salmo 126:1-3