30 de mayo de 2007

Cuando la mujer grita

De rodillas llorando en la cocina, la podía ver cada noche. Cada vez que quería bañarme debía pasar por ahí para encender el calefont. La sentí gemir de dolor por muchas noches. La sentí gritar interiormente, sin obtener mayor respuesta que verme pasar cerca de ella con la toalla en la mano, secándome el pelo.
La escena se repitió por varios meses. Yo nunca se lo dije, pero cada vez que la sentía, algo en mi inteior se estremecía y soltaba un clamor de tristeza. Por largo tiempo la vi haciendo eso... Yo sólo la abrazaba y la besaba, intentando consolar lo inconsolable. Ante mí lloraba la mujer que me había dado a luz hacía ya 20 años... Ante mí se abría a menudo un flash back de mi infancia con ella. Y aparecía un niño travieso corriendo por el living de la casa de madera donde vivíamos. De pronto recordaba los tiempos bellos que vivimos juntos. Cuando me hincaba sobre la cama y jugaba al extraño juego del "uno-dos" que habían inventado mis hermanos mayores, mientras ella reía al verme. O cuando me enseñaba a obedecerle y a ser honesto con las personas...

Ante mí se abría aquel tiempo cuando quería hacer pipí y llamaba su presencia a las 3 de la mañana. Je! Y cada vez que sentía miedo y gritaba: "Mamaaaá", ella encendía la lámpara de su pieza y me daba seguridad. Mamá vendría a verme, todo estaría bien otra vez...

Era la misma mujer que yo vi reír, llorar, gritar y callar. Ante mí volvían a aparecer las navidades que pasamos juntos, o las veces que íbamos al supermercado y yo le pedía insistentemente que me comprara dulces. Era la misma mujer con la cual me enojaba cuando no cumplía mis caprichos infantiles...


No quisiera terminar sin darle un pequeño homenaje en su nuevo año de vida...


"Más allá de las circunstancias... Más allá de las personas... Más allá de los tratos e indiferencia que has recibido... Más allá del rechazo... Más allá de todo... Quisiera emplear sólo unas líneas en que pueda decirte cuánto te quiero y te admiro. Gracias porque más allá de una madre, has sido una amiga para mí. Más allá de los recursos económicos, has sido fiel, y más allá de los tiempos y las circunstancias termino emocinado al ver cuánto te quiero..."


Feliz Cumpleaños Mamá

(No tenía otra foto ++)

18 de mayo de 2007

De G3 a PR: Una gran amistad

Este es uno de los temas que siempre tuve en mente para escribir... Y también uno de los que más aprecio.


Je! ¡Cómo olvidar aquella junta en el mall Florida Center! Si mal no recuerdo todo partió allí: tras un inmenso helado de 3 sabores. Y delante de ese tremendo helado, estaban las bocas hambrientas de aquellos tres desconocidos que nada sabían de lo que les depararía el futuro. Los dueños de esas bocas se llaman así: Romina Rosas (tímida hasta ese momento; después comenaré al respecto), Paola Burgos (la amiga chillaneja) y David Menares (el respetado por Romina).

Sentados en unos sillones del mall dimos inicio, sin saberlo, a una de aquellas etapas que se agradecen y se aprecian muchísimo. Ja! todavía recuerdo esas primeras conversaciones... Corría así la primavera de 2006. Entre los tres creo que llegamos a ser desde ese momento un gran equipo. No olvidaré el día en que iba en la micro y recibo una llamada a mi celular, que en ese día justo tenía señal :p. En la pantalla del celu apareció "ROMINA ROSAS". Cada vez que intenté contestar la llamada, se cortaba. Y así fueron varias llamadas, con el mismo desenlace.

Pronto una nueva integrante se agregó a los que ya estábamos. Se trata de Joy Thamm (la orientadora). Nunca olvidaré las eternas conversaciones acerca de la identidad, y los siempre animosos consejos de "espera, que el Padre te sorprenderá", con que Joy coronaba cada una de las conversaciones.

Es chistoso saber que varias veces nos vimos en algún evento de GBU y nunca siquiera nos hablamos. Recuerdo el operativo de Chillán, donde estaba la Poly, Joy, Romy y yo. Y casi ni nos pescábamos. Sin embargo, allí nacieron expresiones tales como "me lo merezco" o el típico "¿ustedes creen que la Joy se convirtió con la obra del Rompe?" jijijijij. Que chistoso... Pero una de las cosas que más me llamó la atención fue saber que Romina Rosas me tenía respeto. Wow!!! Tiempos aquellos.... pude haber hecho tantas cosas con el temor que le infundía a la Romy jajajajaj. Pero todo se esfumó una vez que conversamos en Santiago. Sólo ahí pudo tutearme y comenzar a llamarme David y no "tío" (jajajajaja, eso último es broma)...


Y así corría el tiempo al alero de un grupo de amigos. Eran tres contra uno. Imaginen las largas pudriciones de las que era objeto. Cuando yo decía que tenía que estudiar y estaba en la iglesia; cuando decía que tenía que estudiar y estaba chateando ++...

Al poco tiempo un sueño revelador nos hizo llamarnos Power Rangers...


Estas tres amigas fueron para mí una fortaleza en medio de las tristezas. Al recordar el apoyo que recibí de cada una de ellas, me emociono y agradezco a Dios por tener tan fieles personas a mi alrededor. No olvido las llamadas telefónicas ni los mails o mensajes de textos que recibía. A la distancia o en persona, sentía que me daban una palmada en la espalda y me decían: "Tranquilo, todo estará bien, todo va a pasar" Gracias chiquillas!!! (uy! tengo un nudo en la garganta).

Romy, gracias por tus risas y lágrimas, por confiar en mí, por ser tu amigo, por poder confiar en ti, por encontrar en ti una amiga sincera. De verdad tu alegría me levantó en medio de mucha pena.
Joy, gracias por tu cariño y aprecio. Por decirme siempre que saltaría de alegría y por reír y llorar conmigo. ¿Te acuerdas de las conversaciones en el casino? jajajajaja

Al poco tiempo, y después de rogar que llegaran hombres a apoyarme frente a las pudriciones, apareció Guillermo. Pensar que me podría igual que las chiquillas jajajaja... Pese a todo aprendí y sigo aprendiendo de la valentía a través de este muchacho. Por sus consejos, por su oído en los momentos más difíciles, por reír en los momentos de mayor felicidad, por ser sabio y por dejar que Dios lo use, le tomé cariño y confianza... De esa manera, cerca de la calle Bilbao en el Parque Bustamante, dimos la bienvenida oficial a Guille. Desde ese momento, las "RE-laciones" se fortalecieron y apareció el famoso "challam" con la botella de Sprite de tres litros jajajjaa.

Aún así, faltaba gente y apareció el Jaime. Gracias James por tus experiencias de vida, por aprender de ti, por tu carácter de maestro, por tu juego de "mi chala" que jugamos a las 4 de la mañana (jajajaja) y por todo lo que eres. Creo que has avanzado mucho y seguirás haciéndolo (ánimo amigo!!!).

Fueron pocas veces las que lográbamos juntarnos, pero cada vez era especial, sin olvidar que cada uno era tan especial para el otro... Sea en un departamento, en una casa, al interior del metro o en algún parque, no había excusa para disfrutar y pelear el uno con el otro (jejeje)...


Con muchas expectativas nos fuimos a Melefquén, donde nos encontramos con una gran sorpresa: Marcela Rojas (la wensis). ¡Cómo olvidar que le gusta explicar las cosas una sola vez y para todos! Junto a sor Juana y las demás sores que inventaron, comenzó a forjarse otra gran amistad. Gracias Marce por enseñarnos de la vida, del temor de Dios, de los niños, de disfrutar lo sencillo, de amurrarse y de todo :)


Sé que muchos de los que lean este blog, no llegarán a entender muchas de las tallas internas que expuse, pero sí quiero dejar algo muy en claro. Muchas veces deseamos con todo nuestro ser que Dios nos use para impactar a muchas personas, pero más allá de los ministerios, más allá de los dones, más allá de las vocaciones, lo único que quedan son las relaciones. Tengo tanto por agradecer... Creo que se cumplió a través de todos ellos una palabra que un hombre de Dios me dio una vez: "Nunca más la soledad tocará tu puerta". En ese momento no entendía mucho cómo Dios iba a arrancar toda la soledad que sentía, pero entiendo que el mayor regalo fue la compañía de ellos... Allí encontré amigos sinceros, confianza mutua, secretos que guardar, y también encontré a mi flor :)


Gracias amigos... Gracias por quererme y soportarme... Siempre siento todo lo que hacen por mí. También he querido dejar parte de mí en ustedes. ¡Nunca se rindan! Llegaremos lejos! Sigamos soñando y nunca perdamos la capacidad de asombrarnos de lo sencillo.