25 de noviembre de 2010

Gente...

Todos decimos que haremos algo y no lo hacemos. O criticamos cosas que después hacemos o que nos terminan gustando. A veces decimos que algo nos gusta tanto que nunca lo dejaríamos, pero al tiempo la indiferencia nos gana la batalla y abandonamos el proyecto. Mirando a la gente, entiendo eso que a veces se oye a nuestro alrededor: "No confíes en nadie... preocúpate de ti mismo"

Mirando a la gente he visto que algunas cambian de un modo tan brusco que me llama la atención y que, cuando uno se los dice, se sienten ofendidas o se comienzan a proteger. También hay quienes se desaparecen de todo y dejan relaciones de amigos y familia de lado, ya sea por trabajo, por estudios o porque simplemente no hay deseo. He visto como la gente se vuelve rencorosa con el tiempo y cómo no son capaces de perdonar...

He visto como la rutina nos hace morir a los sueños. Que el trabajo, que el estudio, que las cuentas, que el auto que hay que comprar, que el regalo de navidad que hay que darle a la familia, etc. He visto cómo las necesidades de hoy se miden en base a los lujos, entrando en un sistema de vida totalmente diferente al cual queríamos. He visto cómo todo eso es vano en sí mismo y cómo vivir en pro de uno mismo finalmente nos destruye... He visto cómo la gente miente, traiciona, deja de perdonar, abandona a los amigos como quien se desprende de una ropa, deja de preocuparse por quienes los quieren... He visto cómo las personas duras de carácter finalmente terminan lamentando su infelicidad, sumergidos en un círculo vicioso del cual quieren salir, pero que no pueden porque no se dejan ayudar o no permiten que las cosas se hagan de otra forma que no sea la suya propia. Y en este momento me sonrío también, porque veo que yo hago lo mismo, sumergido muchas veces en una cuadrada manera de vivir, deseando las cosas a mi manera y no a la de Dios.

"No confíes en otros", "piensa en tu futuro", "no te postergues". Son muchas de las frases que se nos dice a menudo a través de la publicidad y de nuestras amistades. Y sí, es bueno preocuparse de uno mismo y del futuro, pero si centramos la atención en nosotros mismos, pronto caeremos en sentirnos otra vez vacíos. No existe eso de vivir aislados de los demás, porque incluso los que se dicen "antisociales" necesitan de gente de la cual aislarse. No existe eso de aislándonos de la gente, nadie nos va a dañar... El individualismo francamente nos llevará al egoísmo, y el egoísmo a la indiferencia e insensibilidad.

He visto cómo la gente es imperfecta y me alegro por eso, porque yo también lo soy. He visto cómo la gente se ofende la una a la otra, pero me alegro por eso porque también lo he hecho. He visto que hay gente que deja de ser confiable, pero no por eso uno va a dejar de confiar. El problema está en que, cuando alguien nos traiciona, pensamos que todos son iguales y que nunca podremos depositar sinceridad en otros. Y nos sumergimos heridos en aquel mismo círculo vicioso que, si no cortamos, volverá a tocar la puerta en otro momento. Es ahí cuando entendemos que Dios nos hizo nacer en una comunidad imperfecta para mostrar su amor perfecto. Por eso dice: "lloren con los que lloran y rían con los que ríen", de manera que ya no vivamos para nosotros mismos, sino para Él y para quienes ha puesto a nuestro alrededor.

23 de noviembre de 2010

El viento acribillado

Sólo hoy espero que el silencio
acribillado en sus perfectos recovecos,
marque la distancia que de nuevo aquí se muestra...
Sólo hoy espero que el destierro,
con sus incontables desconfianzas,
marque de nuevo el derrotero...
que se traza otra vez en este viento...

Es el viento que lanza llamaradas...
es el viento que traduce lo difícil...
Oh, si pudiera controlar el viento de lo imposible,
llamaría paz a lo que llaman guerra,
llamaría verdad lo que hoy tramitan por mentira...

Sólo hoy espero que la guardia,
sea bajada en silencio como siempre...
allí.. donde los huraños montes acanalados
y el cielo abierto le dan la bienvenida...
Oh, si fuera capaz de controlar el viento...
y le diera nuevas rutas que siguiera...
sería un cambio en el cielo acribillado...
por las heridas del pueblo que cantan a mi lado...

Sólo espero que el discurso,
valga la pena algún día...
mientras las nubes le dicen al sol qué hacer...
y mientras la lluvia cae incesante acorde escribo...
Oh, si cantara con todas mis fuerzas...
sería como el pájaro que canta inocente...
sería un tigre que caza sigiloso...
Oh, si pudiera controlar lo imposible,
me daría cuenta que volvería a ser ese que no crece
sería aquel huraño que no sigue a nadie,
que sólo se escucha a sí mismo...
y no se da cuenta que las nubes ya sollozan...

Sólo espero que el silencio y la partida
tracen una nueva ruta aminorada...
sólo espero que el silencio...
busque espacios donde caer sentado...
y que me diga algún día qué pasó...
y que no pase indiferente frente mío,
que no mire al cielo como inerte,
que no pase como si ya todo hubiera pasado...
Oh, si volviera a palpar el viento que se extiende
si volviera a buscarte y encontrarte,
seguro caería el viento acribillado...

Oh, si pudiera calmar esta tormenta
que se alza infame sin parar en sus nostalgias...
si pudiera calmar el viento y las olas,
que se alzan sin permiso en el camino...
si pudiera mirar otra vez dentro mío...
y convencerme que el viento vive acribillado...

Hoy sólo me queda a mí el silencio...
de tanto hablar, la lengua se ha secado...
de tanto abrazar los brazos se atrofiaron...
ya los pies se han cansado en su esfuerzo...
Caminaba entre vientos desolados...
caminaba entre lugares apartados...
buscando ser quien no era,
buscando caminar arriba del viento...
pero sin darme cuenta...
que ya estaba acribillado...

21 de noviembre de 2010

Escritos de viajeros

No recuerdo bien el momento en que lo conocí, pero sí que fue en el GBU (Grupo Bíblico Universitario). También recuerdo bien que fue durante el año 2006 en alguna de aquellas conversaciones de pasillo o en la micro. Hasta ahora no he encontrado a alguien que sepa de mejor manera los estatutos y bases del GBU... fue él quien me introdujo en el glosario de términos usados allí y en toda aquella jerga característica jeje.

Fue en el mismo año donde unas dos o tres conversaciones fueron necesarias para entrar en confianza y para poder conversar incluso temas profundos. Fue en aquellos viajes de retorno a casa en Maipú que pude conocerlo más allá del GBU. Vi en él una persona muy honesta y transparente... A veces sufrido, ha ido superando de a poco sus trabas familiares y de su propia persona. Eso lo ha hecho sabio en varios aspectos de su vida. En estos cortos 4 años que lo conozco, puedo ver cómo ha madurado y cómo el paso del tiempo ha generado en él un gran cambio en su manera de ver la vida. Nunca olvidaré uno de los consejos más sabios que me dio para salir adelante en tiempos críticos. De hecho, ese consejo aún sigue ayudándome a seguir cuando hay épocas de incertidumbre o tristeza, como un eco de aquella buena conversación...

Esforzado, estudioso como pocos, entregado y entusiasta. Serían los 4 adjetivos que ocuparía para describirlo. Su nombre es Jaime Peña y ya lo deben haber leído en algún otro escrito de este mismo blog o visto en algunos de los comentarios que ha hecho aquí. Ha sido, de hecho, una de las personas más fieles en visitar este escondido blog. La gente lo conoce por su humor característico jejeje, pero pocos han podido compartir con él sus luchas, sus problemas pasados e incluso sus quejas... Debo decir que es una de las personas que más sabe escuchar sin juzgar a los demás, lo cual se valora mucho...

"Querido amigo: tantas cosas que escribir, tantas cosas que comentar, tantas anécdotas en estos 4 años vividos. Cuántas salidas a comer con los amigos, cuántas reuniones de núcleo compartidas, cuántas conversaciones en Río Quino, cuántos momentos de sinceridad, cuántos momentos de orar juntos, de avanzar a pesar del sufrimiento, de creer a pesar del dolor y de levantar el ánimo a otros. Cuántas caídas y cuántos momentos de levantarse. Es tan difícil de resumir todo, que sólo surgen palabras de agradecimiento... Eres una de las pocas personas que me conoce a fondo y a quien he podido confiar secretos muy profundos.
El día de tu matrimonio fue emocionante. No alcancé a decírtelo, pero extiende la felicidad de ese momento al día a día... No te desesperes cuando las cosas no resultan o si la gente actúa de maneras que no comprendes. La vida está llena de circunstancias que no entendemos... y, con todo, hay que secarse las lágrimas y seguir adelante, aunque cueste. No te desanimes y no temas del futuro, porque Dios te proveerá de lo necesario; incluso si no hay trabajo él te sustentará. No dejes de soñar, porque la mirada puesta en el objetivo permite avanzar más rápido. Y no dejes de ser mi amigo, porque pienso que hay gente que te valora y que ora por ti y tu matrimonio... uno de ellos es este escritor... Un fuerte abrazo


Jaime y su esposa Noemí

15 de noviembre de 2010

A pesar de mí


Estos días he estado pensando en cuánto he cambiado durante este año... Seguro que al pensarlo, se vienen a mi mente muchas cosas que han cambiado para mal y de las cuales cuesta hablar. Siento que me he vuelto más frío, sobre todo ante lo que a otros les pueda ofender de mí... Por eso mismo, les pido perdón a todos los que he ofendido al no estar presente cuando lo esperaban o si alguna actitud los pasó a llevar. También me he puesto más quejumbroso, algo que seguramente he criticado tantas veces y me ha vuelto una persona más orgullosa y testaruda...

Frente a todo esto, siempre me cuestiono el hecho de criticar actitudes que finalmente yo mismo practico. Otra cosa que me cuestiono mucho es la forma en que enfrento los problemas con otros, siempre tratando de "no quedar mal con nadie", cosa que no es buena desde ningún punto de vista, porque lo único que hace es desgastarte... especialmente con aquellas personas que se demoran un poco más en dejar el rencor de lado y querer conversar el tema...

También me siento más desmotivado que antes. Han sucedido cosas muy buenas que valoro, pero mirando hacia el futuro, se asoma la incertidumbre otra vez, de no saber qué camino tomar o si el camino decidido hasta el momento es el mejor. De no saber si dejar a la familia sea el mejor proyecto o si quedarse en Santiago sea el camino a tomar. Mi confianza es saber que en todas las veces que he pasado por momentos así, la mano de favor del Señor viene de nuevo y traza un nuevo derrotero por el cual transitar... "Ven Señor, y trae algo nuevo, a pesar de mí..."


3 de noviembre de 2010

Te sacan del encierro

Recuerdo la vez que me fui a quedar a su casa. Era un camarote en el que hablamos por largo rato. Aunque lo había visto miles de veces en la iglesia y habíamos compartidos muchos de aquellos momentos inolvidables juntos en los jóvenes, no lo conocía muy bien. Fue esa noche donde hizo una de las confesiones que marcarían su futuro de ahí en adelante... y aunque era un secreto a voces, fue bueno saberlo de su boca: "me gusta la susy..." Su nombre es Sebastián, mi cuñado.

Siempre alegre, extrovertido... con la talla a flor de piel y una gran capacidad para motivar. Creo que son contadas las veces en que lo he notado triste o desmotivado por largo tiempo. Muchas menos las veces en que he recibido un no como respuesta a alguna petición. Muy generoso, integrador y una calidad de persona que admiro mucho. Creo que nunca se lo he dicho, pero esta es la ocasión... y uno de los objetivos de escribir acerca de personas importantes ha sido el de honrar a aquellas personas que quiero y que han formado parte importante de mi vida.

Él es un buen amigo... uno de aquellos que puedes compartir mucho tiempo sin aburrirte y también conversar temas serios. Él es un amigo fiel, de esos que uno encuentra en pocas partes... sin embargo, él permanece. Muchas veces recuerdo haber estado desmotivado hace algún par de años, y las salidas me reanimaron o el sentido del humor dio vida en medio del dolor. Nunca me había puesto a pensar pero Sebastián se ha transformado en alguien importante en mi vida y alguien que Dios ha usado para dejar de lado el encierro y ser más abierto en comunicar lo que uno cree...

"Agradezco a Dios el hecho que ya seas parte de mi familia, como un hermano más... La familia Menares Fernández no es muy expresiva, pero todos te quieren, aunque no lo digan en palabras. Somos callados, pero todos valoramos la alegría que has traído a estos pocos introvertidos :) Gracias por cuidar a la Susy también... porque veo que es feliz a tu lado y eso nos hace felices a nosotros también. No cambies eso, porque el hecho que seas atento con ella, la conquistará una y otra vez. Ve en el Maty un proyecto de vida... un pequeño que aprenderá de tu buen ejemplo...

Y ahora me surge esta pregunta: ¿Cuál es la nueva etapa a la que Dios teestá llamando a vivir? Has alcanzado un título profesional, un trabajo y una familia estable... ¿qué se viene ahora? Y hago esta pregunta inquisitivamente para desafiar al Sebastián que soñaba y actuaba. Hago esta pregunta al Sebastián que amaba el desafío y que estaba dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de alcanzar su objetivo. Dios quiere usar esa parte tuya para alcanzar a otros con su reino. Tiempo es de soñar de nuevo, de exponer delante de Dios tu verdadero llamado en la vida... Por eso el cielo pregunta hoy: "¿Puedo contar contigo?" y "¿Quién irá por nosotros a los necesitados y a los pobres?".