10 de mayo de 2015

Gracias amigos

La razón de seguir escribiendo aquí es porque me ha permitido reflexionar ampliamente respecto a varios temas. Si bien los blogs en general no son muy visitados, debido a las redes sociales, he querido resistirme a cerrarlo. A través de estas líneas he podido liberar muchas penas, alegrías y sueños que tengo en mi mente y que solamente amigos fieles han podido seguir.

Doy gracias a Dios por los amigos que el Señor me ha dado. Es cierto que hay muchos de ellos que fueron amigos en ciertas etapas de mi vida y, que por diversas razones, ya no están. Sería difícil mantener un contacto constante con todos y por eso uno siempre mantiene unos pocos - pero buenos - amigos que son capaces de escuchar, amar y también llamar la atención respecto a un tema. A través de todas las historias relatadas en este blog, veo la marca que han tenido grandes amigos. Ahora que estoy casado (y varios de ellos también), la cantidad de veces que nos juntamos es muy reducida en comparación a cuando estudiábamos en la universidad y compartíamos muchos momentos y panoramas juntos. Sin embargo, la confianza y el cariño siempre se mantiene.

Son etapas en la vida que cambian. De la amistad uno a veces se lleva decepciones, alejamientos, reconciliaciones, risas, penas, perdón, etc. Sin embargo, todo esto prueba al que es verdadero amigo y que es capaz de mantenerse fiel pese a las debilidades y defectos del otro. Sinceramente espero ser esa clase de amigo para mis amigos también, pero siento que me es muy fácil volverme solitario en ciertos momentos de mi vida. Estoy trabajando sobre eso, para compartir más con mis amigos y no dejar de sembrar en esto.

Les quiero pedir que sigan leyendo estas líneas pese a la invasión de las redes sociales, para compartir con ustedes mi amor por Jesús y mis sueños respecto a vivir una vida cristiana sana, simple y libre de todo rencor, amarguras y falta de perdón. Un abrazo!