25 de julio de 2007

Yo sí quisiera entender


Sí quisiera entender lo que piensas, lo que escribe tu corazón a cada instante. Sí quisiera medir el metro de tu corazón y lograr coger parte de él. Sí quisiera entender lo que lees en tus ratos de placer... quizás te dediques a leer cosas como las que escribo, mientras mi visión se empaña al ver caer lágrimas. Yo quisiera comprender...

Sí quisiera salir de esta mente melancólica para ver si logro aprender de tu alegría... a ver si logro ver con mis ojos tu sonrisa, tu apariencia de felicidad: quizás saltas, quizás te levantas de tu trono y comienzas a dar vueltas, o sólo te ríes, o sólo bailas con tus ángeles.

Sí quisiera ser un hijo que entra y sale por tu puerta y tiene tu nombre grabado en su frente. Sí quisiera...

Me conoces... conoces mis pasos, mis pensamientos. Cuando lloro, no sé si será mi mente o mis emociones, pero siento que me amas, que me quieres escuchar, que me abrazas, mientras ora vez mi visión se empaña al saber que no estoy solo.

Sí quiesiera que mis dedos escribiesen de ti una larga descripción de miles de mllones de hojas sobre ti. Si quisiera que te dejaras contemplar tan sólo un momento para que un pintor vea tu color y me dé las descripciones exactas para escribir de ti... A ver si logro describir qlo más ínfimo de ti, lo que nadie logra ver, hasta el detalle de ti, hasta lo íntimo, para que después otros pregunten de ti y yo sea el primero en levantar la mano y decir: "Yo conozco a Dios"

Sí quisiera esconderme en tus alas... Sí quisiera que escribiésemos un libro nosotros dos... Que yo ponga mis dedos y tu la inspiración. Una escritura sin inspiración es un par de grafemas que nadie entiende. Pero si tú pones la inspiración, entonces los grafemas se transforman en ondas de libertad, en ondas de amor e inyección de sueños nuevos, de esperanza nueva cada día.

Anhelaría que me tomaras en tus brazos y me elevaras por los aires tal como lo hacen los padres a los hijos y construyen felicidad. Y cuando tomas mis brazos, somos uno tú y yo... y poder lanzar carcajadas de risa y de sencillez... Te necesito sabes... necesito todo lo que eres... necesito lo que sientes... necesito lo que piensas y lo que crees... necesito lo que tienes... te necesito a ti.

Te amo sabes... Sí quisiera entender lo que piensas, lo que escribes y lo que crees... Sí quisiera coger cada día un poco de ti y saborear el banquete de tu amor... Saborear cada palabra que me dices, saborear lo que me inspiras, lo que provoco en ti... Soy tuyo y de nadie más... Y te amo papi, con todo mi corazón... Aquí estoy, puedes contar conmigo par lo que sea. Si hoy se diera al revés el mundo otra vez, y no lograra comprender lo que sucede, ni la causa ni el efecto, tendrías igual a este loco cantándote una canción o escribiéndote una carta, o creando lo que se me venga a la mente para estar contigo... sí quierea verte alegre por esto... sí quisiera escribir eternamente de lo que significas para mí y lo que significas para millones de personas... Desearía que muchos leyeran lo que has sido para mí, y lo que has hecho en mí... Si me pudieras comprar un escritorio, una silla, un lápiz y muuuuchas resmas de papel, puedes contar con mi mano para traducir al papel cuanto quieras, con el papel fiel de este escribiente que te admira, que se apasiona por ti y que te ama...

Sí tú quisieras... :)

11 de julio de 2007

Sanando la mentalidad de culpa y castigo


Parte 1: - Hermanos!!!! Ustedes tienen que dedicar tiempo a la oración. Ustedes deben ayunar, porque la palabra lo dice!!! Ustedes no deben pecar!!! Deben comportarse como nuestro Señor.




Parte 2: Cuando mi hermana menor hace alguna travesura y alguien termina llorando, ella siempre parte a esconderse bajo la mesa, para huir de las miradas de condenación de todos. La mesa es, a veces, su escudo para que mi mamá no logre retarla por lo que había hecho...
Hay veces en que he ido a ver qué hace mientras está escondida debajo de la mesa, y su rostro es de mucha tristeza. Es como si supiera lo que hizo, pero a vez siente temor de que la puedan agredir con algún castigo...+
Hace un par de años mi conversación con Dios siempre partía con peticiones de perdón y con expresiones como: "Soy tan débil", "No entiendo por qué actúo así", "Por qué nada me resulta??". Todavía recuerdo que cada vez que no lograba algo, todos los dardos en mi mente iban contra mí mismo. "No oraste lo suficiente", "te quedaste dormido y por eso no resultó". Ahora recuerdo eso y me produce una sensación de extrañeza: ¿qué bicho raro es capaz de orar así? Lamentablemente son muchos los "bichos" que oran así. No quiero decir con esto que no haya que pedir perdón; lo que quiero decir es que el centro de todo no es nuestra imperfección... el centro está en lo que trataré a continuación:


- Esfuerzo v/s resultados: Nuestra mente exige que nuestros esfuerzos sean consecuentes con nuestros resultados. Esa relación causa-efecto causa pensamientos de frustración y desgano... "Me esforcé tanto y nada...." "Lo di todo y no conseguí ningún aporte..." La culpa corroe los sueños y termina como tapar los resultados positivos.

- Síndrome de perfección: Hay quienes intentan hacerlo todo bien para que Dios "se agrade", o bien para que todo salga como se tenía planeado. Siempre hay que ser excelentes, pero debemos entender que muchas circucunstancias no dependen de nosotros. El Padre espera la sencillez del que da lo mejor en todo.

- En el castigo no hay destrucción: "Los castigos ejemplares" muchas veces terminan por traumar a los niños, más allá de corregirlos.
- Incondicionalidad de Dios: Esto es lo que me abrió la mente y me sigue sorprendiendo. Yo pensaba que Dios era bueno para castigar y a habían días que me levantaba pensando que por mis errores Dios me castigaría (suena chistoso pero es así). Vi como ese "tienes que" se transformaba en un "te invito a". Que no vengan con cuentos!!!! Nadie puede hacer nada para ganarse el corazón de Dios!!! Ni siquiera mil horas de oración lo lograrían. ¿Hasta cuándo pensaremos que el amor de Dios se basa en nuestros esfuerzos..? ¿Hasta cuándo...? Su amor no conlleva temor, porque el temor lleva en sí castigo...

A veces me veo como mi hermana pequeña, tratando de esconderme del castigo de Dios a través de acciones que intenten "agradarle". Pero también veo cuando Dios levanta el mantel para ver mi rostro y hacerme ver que sus brazos siguen tan abiertos como siempre...

- Libertad: Si te basas en el "tienes que" pasarás tu vida intentando elaborar estrategias que logren sanar tu conciencia, pero si tienes un par de lentes espirituales podrás ver más claramente que para entrar a la casa de Dios el único requisito es tener un corazón humilde.



LA INTIMIDAD TRAE REVELACIÓN; LA REVELACIÓN TRAE TRANSFORMACIÓN; LA TRANSFOMACIÓN TRAERÁ UNA ACCIÓN