27 de enero de 2013

Enfrentar los problemas...

Por mucho tiempo evité los conflictos e incluso trataba de evitar las discusiones. Sin embargo, en el tiempo uno se va dando cuenta que las diferentes opiniones son muy necesarias para construir el camino... Lo importante, cuando hay un grupo de trabajo que tiene diferencias, es que todos tengan la humildad suficiente para llegar a acuerdos. Discutir no es lo malo, sino que, cuando uno tiene posturas muy rígidas no se avanza.
Esto sucede a todo nivel: en la familia, en la pareja, en los grupos de trabajo, etc. Por eso uno tiene que estar preparado para aceptar que otros piensen distinto o se generen discusiones en torno a una idea.
Varias veces me ha pasado que en facebook muchas personas escriben a favor de ser tolerantes y a quien se les opone en una idea, los catalogan de ser intolerantes. Sin embargo, cuando uno coloca algo que nos les parece bien, se tiran contra uno e incluso algunos llegan a los insultos. Cuando haya gente que piense diferente a nosotros, debemos dar nuestra opinión pero siempre ser respetuoso.

Este es uno de los temas que el Señor ha tratado en mi vida en este último tiempo... Y aunque ha sido duro, es necesario. ¿Ustedes cómo se enfrentan a quienes opinan diferente?

11 de enero de 2013


Estas líneas, cargadas de un fuerte amor al Señor, han pretendido por mucho tiempo mostrar las maneras en que Él mismo, con sus propias manos, nos sana, nos restaura y nos hace sentir útiles. Estas líneas, testigos tácitos de un pasado, presente y futuro que se ha escrito en las manos de un Dios vivo... un Dios que me habla, que me llama y que, por sobre todas las cosas expresa su amor por mí.

En este, el día de mi cumpleaños, quiero dar gracias al Señor. Tal como me habló hace un tiempo atrás, "mi nacimiento le causó felicidad"... Y pienso que si conmigo -que estoy lleno de errores- piensa eso, ¡cuánto más con todos ustedes! Su amor es tan fuerte que el día que nacimos Su libro comenzó nuestra historia con la mejor de las bienvenidas: "Te amo y te seguiré toda la vida". Desde que éramos embriones, Dios nos vio... y ya sabía todo lo que haríamos hacia delante. Y él sigue ahí, con el fuerte deseo de que lo aceptemos como el Padre que quiere ser para nosotros.

El mayor deseo de mi vida es agradarlo a Él... el resto pasa a segundo plano. Es por eso que estas palabras se inspiran la única persona que llena mi vida de manera completa y cuyo amor nunca falla.

"Gracias Padre... Ya son 26 años... Desde mucho antes que naciera tú viste mi embrión en formación y, aunque quizás nuestros padres terrenales no nos desearon, tú sí nos deseaste y tejiste cada parte de nuestro cuerpo, sin faltar ninguna de ellas. Tú me conoces al levantarme y acostarme, al hablar y al callar... aun mis silencios te hablan y sabes lo que pienso. Porque tú eres mi dueño, el único autor de mi vida y quien me llamó. Te amo Señor... aunque el mundo se dé vuelta de nuevo y colapse todo, aquí me tendrás, entre líneas que se entrelazan con lágrimas de amor por ti, y de agradecimiento por haberme amado de la manera en que lo haces. Enséñame a ser como tú y a ser humilde como tú lo eres... Hoy es mi cumpleaños y voy a estar contento si lo celebras conmigo, pues ese 12 de enero de 1987 también escribiste en tus apuntes la historia que hoy estoy viviendo y que, a pesar de los sufrimientos vividos, las bendiciones posteriores me harían saltar de alegría, agradecimiento y amor por tu presencia..."