18 de octubre de 2012

Un tiempo difícil



Este no ha sido un tiempo fácil... En realidad ha sido de mucho desgaste físico y anímico. A momentos siento que no puedo más y que me vendrá un momento de mayor colapso. Nunca había sentido un estrés tan grande como el que siento en este momento. Mientras tanto, surgen problemas laborales y de familia... esos que uno espera que no surjan cuando uno está agotado. La falta de vacaciones me ha pasado mucho la cuenta y me siento desgastado físicamente... Sólo espero que pronto llegue enero o febrero, para poder tomarme un descanso mayor que el fin de semana que se pasa tan rápido.

Todo esto me ha hecho estar desganado en todas aquellas cosas en que antes mostraba interés... Creo que a pesar de todo, necesito despejarme y salir de la rutina que me tiene hastiado y lleno de preocupaciones. Se me pueden ocurrir muchos versículos que pueden relacionarse con lo que estoy viviendo, sin embargo, necesito encontrar al Dios de esos versículos en este momento... y disfrutar la vida a pesar de los tiempos difíciles.

"Señor te entrego todas aquellas preocupaciones que me hacen quitar la vista de ti... No ha sido fácil; el desgaste del año pasa la cuenta en tiempos como estos. A pesar de todo te agradezco por mi familia y el trabajo... reconozco que tú has provisto de todo eso y que es por tu gracia y misericordia. Hoy me acerco a ti, pidiendo que renueves mis fuerzas y tu Espíritu me infunda aliento..."

10 de octubre de 2012

Uno de mis grandes sueños

Ya son casi la 1 de la mañana mientras escribo estas líneas... Hasta aquí, me he dedicado a abarcar diversos temas en este blog: los sueños, la oración, las amistades, el sufrimiento, el amor, etc. Muchos de ellos han sido tópicos que han surgido de la propia experiencia y también de la experiencia de otros... En este momento quiero hacer una pausa y volver a lo que fue el principio de este blog, que en su primer momento lo llamé "Sueños y Restauración". Una de las maneras en que vemos la obra sanadora de Dios es el hecho de que Él va poniendo sueños en nuestros corazones. Muchos de esos sueños tienen relación con ayudar a otros a salir del hoyo en que uno mismo estuvo... Tal vez ayudar a otros a salir de adicciones en las que uno cayó en su momento... Los sueños que Dios pone generalmente van orientados a usarnos en un área donde hay necesidad.

Por mucho tiempo rehusé abrirme a lo que el Señor tenía para mi vida, pensando que no tenía las aptitudes para desempeñar funciones que a veces se me encomendaba. Sin embargo, en el transcurso de los años Dios me ha puesto una necesidad muy grande de ayudar a otros en su propia restauración personal y en el acompañamiento pastoral. Nunca como hoy me había puesto a escribir acerca de esto. De hecho, mientras escribo, siento que el discurso es un tanto egocéntrico jeje... A pesar de todo, creo que ese llamado que Dios me ha dado, debo potenciarlo y buscar abrirme paso de manera de creer a las promesas de Dios y a todo lo que Él ha dicho acerca de mí. Por eso hoy escribo convencido de que si Dios ha puesto esta necesidad en mi corazón, Él también me llevará donde sea su voluntad...

Mientras escribo, un corazón agradecido asoma como inspiración de estas letras... Se trata de un corazón que anhela de todo corazón que esta generación conozca a Dios de manera real y personal. Por eso le animo a decirle a Dios que le use donde quiera que usted se encuentre sin menospreciarse a sí mismo, con una actitud de humildad y aprendizaje, pero por sobre todo una fe que vibra cada día.